lunes, 30 de marzo de 2009

---

LUIS MIGUEL RODRIGO:

Revolución

Como todas las generaciones, también ésta quiso derrocar a su predecesora. Escudriñaron defectos y errores, detectaron los fallos, los excesos y por aquellas hendiduras introdujeron sus palancas, primero; después, excavadoras. Y es que, como todos los jóvenes -valga en su descargo que es su obligación al fin y al cabo-, creyeron estar en posesión de la verdad, no de una porción o de un fragmento: de toda la verdad.

La primera piedra sobre la que se edificó esta nueva revolución fue suprimir tildes y acentos: jamas volveria a haber letras mas sonoras e importantes que otras. En esta funcion todos serian actores, no habria ya protagonistas ni figurantes. Asi que con el pecho henchido y las barbillas altas pusieron manos a la obra y comenzaron a construir sobre este cimiento su sociedad, dejando a las esdrujulas y las agudas soterrarse en el olvido.

Transcurrieron las cosas en aparente calma durante un tiempo, hasta que un dia fue señalada con el dedo una mayuscula, debido a su supuesta arrogancia: por unanimidad se decidio reducirla a tamaño estandar, por mas que adujo ser un nombre propio. de ahora en adelante nada seria propio: todo perteneceria a la colectividad.

sin mayusculas ni acentos su mundo parecia mas en paz, aunque ciertos asuntos continuaban irresueltos: algunas palabras, no siendo de diferente tamaño que las demas, daban la sensación de manejarse con cierta prepotencia, como las que iniciaban parrafo o iban tras punto y aparte. era tal el empeño en erradicar el mal de la desigualdad que, sin contemplaciones, fue tomada la drastica medida de eliminar los signos de puntuación que tanto lugar a equivoco estaban generando y aun podrian haber sido mayores los recortes si llegan a prosperar las propuestas planteadas por algunas letras cansadas de ser miradas por encima del hombro de bajar los humos a las mas altas como la l o la t hasta se inicio el debate sobre si realmente eran imprescindibles los puntos de las ies y las jotas o eran superfluos adornos decorativos el desorden se acrecentaba dia tras dia pero fue considerado un mal necesario un desajuste inevitable en toda transformacion social de modo que la inconformidad consustancial a todo lo vivo prosiguio devorando los logros ya obtenidos exigiendo nuevas conquistas nuevas cimas que coronar y si bien era patente que la igualdad entre las palabras habia sido con creces alcanzada no sucedia de igual manera con las relaciones entre ellas por lo que para estrechar lazos y evitar distanciamientos que pudieran ser interpretados como muestras excesivas de orgullo se suprimio el espacio entre palabras yallemadelaunionhacelafuerzaquisieroncambiarlarealidadaunsolopasohastaquelaconfusionfueadueñandosederenglonesfolioscuadernoslibrosyaunqueseelevaronvocesdisidentespretendiendopaliarelcaoscrecienteotrasigualesdeestridentesahogaronlosinfructuososintentosdeencauzarloquehaciapocotiempoeraunmalmenoryahorasumiaalpaisenteroenunirrefrenablesinsentidoquedejabasazonadoelcaldodecultivoparaelsurgimientodeunnuevodictador


---

2 comentarios:

Accionista3 dijo...

Perfecto. Tanto en su contenido como en su "continente", o sea, tanto en el significado como en el significante. Es uno de esos escritos autometaficcionales, verdadero juego de espejos, como un espejo en otro espejo reflejado.
Salud.

ACCIONISTA número 4 dijo...

Agradecemos cálidamente su amistosa "tomaduradeflequillo", desde su filial firma a su meta-meta-metacomentario sobre el poema.

En cuanto al texto, nos unimos a sus afirmaciones: casi seguro que era lo que buscaba el autor, L.M.R., que forma y contenido se avalarán mutuamente.

Y, por supuesto, le deseamos lo esencial, como usted mismo ha dicho: Salud.

Pd.- Malgástela.