lunes, 26 de octubre de 2009

---

O C E Á N I C O

A Campanilla, de natural nadadora.

Nuestra piel naciendo y deshaciéndose sobre la arena.

Algo nos roza
ligeramente
la conciencia,
nuestra espalda
toca fondo
e invita a un pez
tras otro
a recorrerla.

Con la mirada
en silencio
escuchamos
lo evidente:
un mar nos mueve
y nosotros,
pensamientos
a la deriva,
no somos sólo
la materia
de la que estamos
hechos.

Nuestra piel naciendo...

(Algo nos devuelve siempre a la orilla).


---

5 comentarios:

campanilla dijo...

No somos solo... la materia...
de que estamos hechos....



(no hay materia suficiente para agradeceros)

Filiola dijo...

Es una preciosidad de poema. Me encanta. Creo que me lo he leído 10 veces seguidas. Muchos besos!

Rosa dijo...

Me encanta tu sentimiento oceánico. ¿te he dicho alguna vez que eres uno de mis dos poetas favoritos?... (no se te ocurra preguntar quién es el otro ¿vale?.
Un beso a la deriva

Híper, súper, tremendo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ACCIONISTA MINORITARIO dijo...

Aunque con cierto retraso, los tímidos accionistas queremos agradeceros de corazón vuestras amables visitas y, más aún, las cálidas palabras que nos habéis dejado.

Gracias, bienvenidas y os esperamos muchas veces más!!

Definitivamente, estáis en vuestra casa...

AA.SS.AA.